viernes, 3 de julio de 2009

Felicidades Papá


El 4 de julio era el cumpleaños de mi padre. Mañana hubiera cumplido 80 años. Lo hubiera llevado fatal, eso de hacerse mayor no iba con el, tenía uno de los espíritus más jóvenes que he visto en mi vida así como una creatividad desbordante. Un artista de verdad.

Llevo varios días acordándome mucho de el, me imagino que en parte por el cumpleaños, los 80 son un número redondo. En casa lo vamos a celebrar, voy a hacer salmorejo que era una comida como muy suya y helado, mucho helado que le volvía loco.

También llevo varios días dándole vueltas a que poner en este post, que obviamente va dedicado a el. La vida de mi padre da para escribir 10 tomos o más. Tengo mil historias y anécdotas, pero he decidido hacer otra cosita. Quiero darle las gracias.

Gracias por haber creado el mejor hogar del mundo para crecer. Gracias por My Fair Lady, Camelot, Gigi, Oklahoma, Carrousel, La viuda alegre, Cantando bajo la lluvia, Fred y Ginger, Gene Kelly, On the Town, Judy Garland en general y el Mago de Oz en especial, The Women, Al servicio de las Damas, Ninotchka, Three coins in the fountain, Historias de Filadelfia y High Society, Atrapa un Ladrón y Grace Kelly (que era de tu quinta), Sospecha, Rebeca, Pride and Prejudice, la Sra Miniver y Greer Garson, Gone with the Wind, Jane Eyre, Ziegfield Follies y Ziegfield Girl, La dama de los trópicos (sigo pensando que a eso no se le puede llamar un final feliz) San Francisco, Katharine Hepburn y Spencer Tracy.

Lerner and Lowe, Rodgers and Hart y Rodgers and Hammerstein, Gershwin y por supuesto Cole Porter que han compuesto la banda Sonora de mi vida. Correlli, Mozart, Haendel, Die Fledermause, Carpenters, I love you just the way you are y I am what I am. y hasta Blossom Dearie y eso que sigue sin gustarme, Linda Rondstadt y su Sofisticated Lady. Jekyll and Hyde que me llevaron a Linda Eder y la música de Frank Wildhorn. Tony Bennett versión plugged o unplugged y Frank Sinatra en todas sus versiones.

Cecil Beaton, Whistler, Winslow Homer, Sorolla, Constable, Boudin (el libro me lo he quedado yo), los impresionistas en general y Pissarro en particular, Goya, Velázquez y las visitas a tantos y tantos museos.

Gracias por mi nombre, de pequeña lo odiaba y ahora me encanta, por Canberra, por Perth, por crecer con bichos, plantas y libros. Gracias por mi melena azabache, mi forma de cerrar el puño y mi particular manera de estornudar.

Seguro que me dejo mil y una cosas que tu te encargaste de aportar a mi vida (para empezar todo el apartado culinario pero es muy extenso). Si consigo que mis hijos sientan la mitad del cariño, del amor, la aventura, la imaginación y la creatividad de la que yo disfruté me daré por satisfecha. Felicidades Papá.
El cuadro de arriba se titula San Millán de la Cogolla (La Rioja), y es obra de mi Padre, Agustín Robledo.

3 comentarios:

Rocio dijo...

Gracias por las risas, por las aventuras, por el "travelling bug", por el tiempo que nos dedicaste y por todo el amor del mundo. Te queremos papá. Un beso, Rocío

Araceli dijo...

Que bonito post hermana, se me han saltado las lagrimas y todo! Besos xxx

domingochomin dijo...

Precioso post, yo creo que no lo hubiera hecho mejor, la verdad es que tenemos un montón de historias y anecdotas de Papá, y ese legado de arte que estará con nosotros y nuestros hijos toda la vida. Felicidades Papá. un beso, Domingo.