miércoles, 6 de octubre de 2010

Hello Kitty

Todos los días desayuno mirando un (espantoso) mural de Hello Kittys que mi hija, la princesa, ha elaborado para mi “con todo su cariño”. Como me consta que se esforzó mucho y le dedicó mucho tiempo, amén de la ilusión que le hizo dármelo, el mural se ha ganado un lugar de honor en la nevera de la cocina. Como ya lo he mencionado, la Kitty me horripila, y me ha horripilado desde la primera vez que la vi en un bolsito que llevaba una compi del cole allá por finales de los 70 (que vieja soy madre! Tengo recuerdos de los 70!).

No sabría muy bien decir porque no me gusta, creo que es porque carece de expresión facial o porque no he logrado entender como puede ser tan popular un dibujito (muy soso a mi entender ) que no cuenta una historia (Mafalda y Snoopy que eran las otras dos ilustraciones de moda de mi infancia tenían viñetas y muy divertidas por cierto). Por supuesto, esto es sólo mi opinión y con ella no me gustaría ofender a nadie porque se que la gatita tiene muuuuuchos seguidores.

Bueno, el caso es que Hello Kitty ha hecho muy, muy rica a varias personas, empezando por Ikuko Shimizu que fue el que hizo el primer diseño allá por 1974, pasando por Yuko Yamaguchi, que es la diseñadora del producto Hello Kitty de los últimos 20 años y por supuesto, a los dueños de la empresa Sanrio que son los que se han hecho de oro con la venta de licencias.

Para que os hagáis una idea, (y según la wikipedia) a línea Hello Kitty genera unos 250 millones de euros anuales por la venta de licencias, eso es un pastizal, pero claro, hay que tener en cuenta que además de la ropa que es lo primero que nos viene a la mente también hay chuches de Hello Kitty, galletitas, cromos, toallas, una línea de joyería, vino (cuatro variedades), una tarjeta de crédito con la imagen de la gatita, un avión (el Hello Kitty Jet), guitarras, una blackberry, etc, etc, etc… Mirar si es popular que la gatita también tiene dos parques temáticos en Japón.


España es el tercer país de Europa que más productos Hello Kitty “consume” y francamente, me parece poco. Me explico, mi hija tiene de Hello Kitty una mochila, cuadernos, lápices y otro material escolar variado, dos albunes de cromos y cientos y cientos de cromos. Un vestido (de este verano de HM, lo tenía ella y media España) dos pijamas, gomitas del pelo, coleteros, una pulserita (o son dos?), muñequitos Hello Kitty y todo eso sin olvidar que a mi NO me gusta la Kitty. Vamos, que no habrá en una casa dónde son fans de la gatita?

Besos y Feliz Miércoles.

Ilustraciones de la web de Sanrio

11 comentarios:

Xanela Chic dijo...

A mi me encantaba... pero ya estoy saturadita...
Mil bss...

ameskeria dijo...

a mi tampoco me ha dicho mucho nunca, la verdad, y eso que me rechiflaba el rosa!

CatherineLovesRoses dijo...

Jajaja que divertido el post!! Pues yo tambien era fan de peque, pero ahora hay una invasion(¿silenciosa?) de kitties por todooos lados y al final por muy mona que sea...
A los pequeñines les encanta y supongo que ellos son los que mandan en estas cosas jeje

Que pases un feliz dia!!

Marta dijo...

Qué bueno, yo tampoco le veo la gracia, prefiero personajes más expresivos y divertidos de dibujos animados.Yo de los 70 recuerdo la purpurina en las camisetas de superhéroes. Será kitsch, pero me encantaban :)

tienda dolores dijo...

Ya te digo! Yo me dejo mis "cuartos" en Sanrrio y cada vez que esta pasando la tarjeta me digo...lo mismo que tú...estos se están haciendo de Oro. Además me dá la sensación de que cada vez están más cotizados los productos de esta gatita que atención yo también la odiaba hasta que a mi hija le ha dado fuerte por ella. Que se le va hacer: AMOR DE MADRE.
Besos y ese mural es ¡precioso!

Másdelomismo dijo...

pues a mi, mira que me gusta el mundo gatuno, pero donde esté Silvestre que se quite la cursi esta.... ni frío, ni calor... es que ni la veo....

Besos

Tracy dijo...

A mí no me desagrada, pero donde se ponga Mafalda...

macarena dijo...

Ay, que me vas a contar que yo no sepa...jajajaja. De todas formas a la mía se le está pasando la fiebre y de hecho creo que su entusiasmo por ella nunca ha llegado a lo que he visto en otras niñas. Cuando yo tenía su edad si que "moría" por las cosas de la gatita y muchas de ella las ha heredado Claudia. Y sí, creo que si hiciera inventario de todos los productos Kity que hay en casa, acabaría con los pelos como escarpias. Un beso muy grande,

Maca

PD: Advertencia. No es por desanimar pero que sepas que el que baby sea chico no supone que vaya a pasar de Hello Kity. tengo una amiga con un niño de tres años que flipa con la dichosa gata...
Aviso. Mañana mariposas.

Gudulina dijo...

Si que es verdad, hay una autentica invasion de Hello Kitty.Yo he de reconocer que no me disgustaba , es más, siempre considero preferible una gatita empachada de color rosa que una esponja amarilla.
Puedes unirte al colectivo "Odio a Kitty", aunque teniendo ese mural en el frigorífico no creo que te admitan, más bien puede que te linchen.

Másdelomismo dijo...

Señora Azul Blue... tiene usted tarea en mi blog....

Ashura dijo...

Bueno, hello kitty es más que nada un producto comercial.Y como a las niñas les suele gustar las cosas lindas pues se vuelven fans,pero luego ya se cansan y se olvidan.
Además no creo que sea malo que a alguien le guste hello kitty.