jueves, 1 de diciembre de 2011

The Souls


Retrato de las hermanas Wyndham por John Singer Sargent, también conocidas como “the Souls” (las almas).  Nos encontramos en Inglaterra a finales del siglo XIX, una época un tanto convulsa en la que cualquier tertulia termina en fuerte discusión a cuenta de la política. El panorama social también es un tanto incierto.

Las hermanas Wyndham, entre otros intelectuales y políticos de la época inauguran un “salón” en el que poder reunirse.  Sólo tienen una norma, durante las reuniones queda terminantemente prohibido hablar de política, sólo se puede hablar de temas que alimenten al espíritu (se dice que el nombre de “the souls” surgió porque uno de los asistentes a las reuniones dijo que los miembros sólo hablaban de sus almas, y el nombre se quedo).

En esta época tan complicada en la que nos está tocando vivir, dónde la mayor parte de las conversaciones terminan siendo sobre política, primas de riesgo e incertidumbre, hay muchas ocasiones en las que  me encantaría poder retirarme a uno de estos salones a hablar sólo de almas o de cualquier otra cosa de carácter amable.  Y si encima Sargent me pintara un retrato para la posteridad con mis hermanas ya sería la repera…

Feliz Jueves.

6 comentarios:

Rocio dijo...

Ohhhhhh, siiiiiii, pleaseeeeeeeeeee
:)

Másdelomismo dijo...

Completamente de acuerdo.... hay veces que necesito visitar los blogs más "frívolos" para quitarme de encima tanta "seriedad"... y no, no es que no sepa que las cosas están mal, a quien no le afecta la crisis?.... es que no se puede estar todo el rato con la santa negatividad encima, si no respiras un poco no puedes abrir las puertas a nada más....

Pero hay foros en los que esto no se puede decir, y lo entiendo, gente que lo está pasando muy mal te toma por insolidario, y no es eso, no.....

La Minomalice dijo...

Antes de nada decirte que los colgantes anteriores me parecen muy lindos y originales!! Y respecto a esta nueva entrada, yo también estoy de acuerdo contigo. Yo deseo otro tipo de conversaciones, pero no que sean necesariamente frívolas. El hablar del espíritu, de lo que sentimos en nuestro mundo interior puede se frívolo o no según cómo sintamos. Aunque, desde luego, a mí la frivolidad también en según qué momento me apetece muchísimo. También es cierto que hay personas que lo están pasando tan mal que ya quisieran ellas poder evadirse de su situación y no pueden. Y otras que ahora mismo nos vamos manteniendo, pero que tenemos miedo, pues esta situación si va empeorando nos va a influir a todos de un modo u otro. En estos momentos no nos queda otra que convivir con la incertidumbre. Pero es importante que salvemos una parcelita para, en efecto, hablar del espíritu. Yo estoy en un club de lectura en el que celebramos reuniones en las que tratamos de dejar los temas de la política y la crisis fuera, pero no siempre lo conseguimos y hacia el final de la velada, a veces salen inevitablemente. Aunque antes siempre hablamos de libros y nos acompañamos con unas delicatessen típicas de mi pueblo y algún vinito también de mi pueblo que tiene mucha nombradía y lo pasamos muy bien!! Algunas están en paro, otras sus maridos, otras tenemos miedo, otras... Pero siempre tratamos de que nuestro espíritu quede lo más limpio y enriquecido posible.

Besos! Ay, perdón, me he extendido un poco.
Ana.

jane dijo...

oh the clothes! the clothes! hope all is well! we´ll have a coffee and talk about shoes. ;) give rocio a kiss for me! one for you too! :)

aracelisrandomness dijo...

Como nosotras sis ;-)

montse llamas-artsandcats dijo...

Totalmente de acuerdo.

Lo que estoy empezando a pensar yo es que las crisis económicas van y vienen, son cíclicas (aunque hace unos años no lo pensáramos siquiera...) pero la energía, la ilusión por vivir y seguir adelante, la creatividad, si no se alimentan, se marchitan y se mueren.

Besos.