viernes, 19 de junio de 2009

Felicidades


Hoy es mi aniversario. Hoy hace cinco años que el Sr. Lawrence (también conocido como "El Esposo" y yo nos casamos en la Iglesia de Santa María la Mayor (Ezcaray, La Rioja), ante nuestras familias y amigos más queridos.
Todo el mundo tiene una anécdota del día de su boda y os voy a contar la mía.

El viernes 18 de junio de 2004 amaneció soleado y caluroso (excesivamente caluroso para mi gusto, sobre todo teniendo en cuenta que al día siguiente mi atuendo de novia no era precisamente un traje ligero y fresco). Fue pasando la mañana, la tarde, y el día se iba poniendo mas y más nublado, hasta que por la noche ya, se puso a llover (Tormenta eléctrica Rioja-Style, bestial) y sobre las 10:30 de la noche, se va la luz en Logroño. Decido llamar a mi entonces prometido: "Oye Cariño, que en Logroño estamos sin Luz" Contestación: "Ah vale! Nosotros llevamos aquí sin luz ya desde hace horas!" (Algunos de los invitados me comentaron luego que es a la única boda a la que han ido en la que en el hotel les decían "Tengan, su llave de la habitación y su vela"). Toda la Rioja se había quedado sin luz, volvería a tiempo para el enlace? Y sobre todo, volvería a tiempo para poder cocinar la cena del banquete? (La iglesia no era problema, había velas de sobra).

Pues claro que volvió, aunque nadie de la boda tiene muy claro sobre que hora (o nos acostamos todos muy pronto o el Rioja nubló los sentidos de los que trasnocharon). Al día siguiente amaneció gris, frío y lluvioso. Mi suegro me llamó como dos o tres veces para decirme que, aunque llovía a mares,teníamos electricidad y que estuviera tranquila, porque además en caso de fallar otra vez los fogones del Restaurante eran de gas. Eso de que se fuera la luz de TODA una Comunidad Autónoma vísperas de la boda de su hijo le tenía un poco preocupado.

Al final la lluvia nos respetó y pudimos entrar y salir de la iglesia andando y hasta tomar algún aperitivito en el jardín del Echaurren tan ricamente. (Aprovecho para recomendar el Echaurren a todo aquel que no lo conoce, ya puestos, recomiendo especialmente el paté crujiente de caza, Ohhhhhh!!!!).
Es verdad que el día estuvo frío y gris, pero yo sin embargo lo recuerdo como uno de los días más luminosos, cálidos y felices de mi vida, y puedo decir que ese día en la iglesia había mucho amor, y no sólo el de los novios, si no también el de nuestras familias y amigos, y entre todos convertimos un día gris en un día inolvidable.

Felicidades Cariño, te quiero un montón.

4 comentarios:

Mónica Encinas dijo...

Muchísimas felicidades Reyes y Sr. Laurence!!!, aunque sea con un poco de retraso. Un relato precioso. Besines guapa

Rocio dijo...

Bueno, y que tal esa celebración ????? Besos mil, Roci

Luis dijo...

A mi nunca se me olvidara la cena del día antes bajo la luz de las velas, fue tan intimo... jejeje
El blog esta chulisimo cuñada. Besos, Luis

Maru dijo...

Y tanto que llovió la noche anterior, estuve 20 minutos metida en el coche, sobre las 23h sin atreverme a salir por miedo a que mis monísimas chanclas se calaran y me creciesen los pies. Ahora tomarnos las copitas a la luz de la velas, no te creas que no tuvo su encanto
Felicidades a los dos.
Un besito fuerte.
Maru